El concepto de aplicaciones multipropósito se abre camino en la industria. Exploramos su llegada, ejemplos de éxito y sus principales atributos

Las superapps son plataformas de productos y servicios innovadores que suponen una solución financiera diaria para los usuarios.

Como lo definió el creador de BlackBerry hace más de diez años, Mike Lazaridis, “una superapp es aquella que la gente ama y usa todos los días porque ofrece una experiencia fluida, integrada, contextualizada y eficiente”.

El reto tecnológico actual en el sistema financiero es crear un ecosistema bancario integrado con todas las funcionalidades posibles, con el fin de ofrecer una experiencia completa, así como de competir con el resto de las más de 20 aplicaciones que yacen en los teléfonos móviles de los usuarios.

La búsqueda por hallar un flujo orgánico de uso de la app radica en la capacidad que tiene de satisfacer todas las necesidades financieras de una persona, una ventaja competitiva que ha catapultado a algunas aplicaciones como las más completas del mercado en cuanto a experiencia de usuario.

La ventaja de una superappes su baraja de funcionalidades. Su flujo de operaciones es tan variado que se vuelve única y relevante frente al resto de plataformas móviles.

Esta tendencia comenzó en Asia junto a WeChat, una aplicación ‘todo en uno’ que, si bien empezó como un canal de mensajería, ahora forma parte de la vida digital de la población en China. Se trata de un ecosistema que agrupa delivery de comida, medio de pago para transporte, compras en línea, pago de facturas, etc.

La razón de su prestigio radica en que ofrece a las empresas y usuarios una comodidad real al poder realizar una serie de actividades diarias sin la necesidad de cambiar de aplicación. Es una revolución no solo en Asia, sino en otros continentes de Occidente ya que ha popularizado, por ejemplo, nuevas tendencias de pago.

El objeto de estudio de las superapps, en este punto, no es copiar la tendencia, sino conocer la oportunidad que ofrecen y así mejorar los productos financieros a fin de convertirlos en un canal más útil y cómodo para los usuarios.

¿Por qué son tan atractivas las superapps?

El interés en las superappsrecae en su capacidad tecnológica y disruptiva para ofrecer soluciones de uso cotidiano.  

Algunas aplicaciones financieras, por ejemplo, solo se limitan a realizar pagos por transferencia, pero no a través del código QR, lo que obstaculiza la transacción en múltiples situaciones donde también podría tomar relevancia, y así ganar y conservar experiencia y relación con el cliente.

Otra función financiera que las plataformas como WeChat han sumado, además de pagos, es el uso de su aplicación como una billetera de ahorro e inversión, democratizando esta experiencia al ciudadano de a pie.

A la par de esta experiencia, las superapps no solo son un fin, sino el medio para ofrecer otro tipo de productos comerciales de alto valor, como préstamos personalizados. La adecuación de productos financieros es posible gracias a la vasta cantidad de datos que manejan.

Las transacciones representan otra base de datos importante para las superapps, pues les permiten mejorar sus procesos operativos e incluso evaluar riesgos para aquellos usuarios que solicitan crédito. La clarificación del estado de salud financiera de sus clientes es otro plus de su popularidad.

Otro punto a favor de las superapps es su capacidad de integración con otros desarrolladores. Es sabido que las ‘miniaplicaciones’ que se alojan en WeChat, por ejemplo, no han sido desarrolladas con el presupuesto de la compañía. Se trata de adhesiones con otras empresas que querían aprovechar la sustancial base de datos de WeChat para ofrecer y escalar sus productos. Esta participación colaborativa también ha permitido una incorporación más simple de nuevos clientes.

Su futuro en la industria financiera

Una tendencia no sugiere explícitamente que nos sumemos al movimiento, pero si lleva consigo un mensaje entre líneas sobre una necesidad desatendida.

La aparición de las superapps no impone que todas las instituciones financieras hagan de su banca móvil una superapp, pero sí evidencia las funcionalidades y casos de uso que mejor atraen a la población, que hacen de ellas herramientas de transacción continua. Si el usuario utiliza la superapp de forma constante, hay más probabilidad de que la utilice también para cubrir sus necesidades económicas.

China es ya una escena de alta competencia, pero aún hay mercados donde no se ha evidenciado el despliegue de una superapp líder, por lo que el campo de juego está abierto y disponible para quien tome en serio la propuesta y ponga manos a la obra.

Un pensamiento rápido para lograrlo sería iniciar con el establecimiento de alianzas estratégicas con algunos líderes del mercado de pagos, comercio electrónico y proveedores tecnológicos que estén atentos a los movimientos de todos los actores que habitan el ecosistema financiero.

Uno de los movimientos recientes que hemos observado ha sido el aprovechamiento de datos y banca abierta, apostando por el establecimiento de API Markets, para así discutir y probar las cada vez más numerosas innovaciones del mercado.

En otros casos, el enfoque se ha centrando en buscar a otros actores de la industria y trabajar cooperativamente para el desarrollo de una aplicación disruptiva.

Un sector que está aprovechando el uso de APIs y análisis de datos para ofrecer soluciones innovadoras, útiles y personalizadas, son las fintech y los neobancos. Sin ir muy lejos, Revolut, un neobanco del Reino Unido, ha escalado con rapidez al agregar cada vez más características y soluciones a su plataforma, algunas de ellas desarrolladas a partir de colaboraciones con terceros.

En suma, la tendencia de las superapps avanza cada vez más desde un enfoque de utilidad y oportunidad para todos. Los nuevos actores están explorando con prontitud la escena, por lo que es momento de que los jugadores tradicionales sean también parte, haciendo uso de la innovación y colocando al cliente como prioridad. Las nuevas generaciones prestas a la tecnología lo valorarán.

Andy Tran