Desde el almacenamiento de datos hasta opciones avanzadas de seguridad, brinda varias soluciones para las instituciones financieras.

En su forma más simplificada, la ‘nube bancaria’ se refiere al uso de hardware -en el almacenamiento- y de software -en el servicio- para guardar y acceder a datos. Esta tecnología ha demostrado ser un gran aliado en la gestión de información, proporcionando capacidad y seguridad, sobre todo a los bancos. Además, permite una implementación más rápida y menos costosa de los servicios financieros, mientras eleva la flexibilidad para adaptarse a las necesidades del mercado.

Los primeros proveedores tecnológicos de la nube ingresaron al mercado hace 10 años. Hoy,la industria ha madurado y está escalando rápidamente en diversos sectores empresariales, gracias a que brinda una oferta automatizada y centrada en el cliente.

En Europa, por ejemplo, el 63% de los bancos de inversión están implementando la computación en la nube, un 33% más frente a los resultados de 2018, de acuerdo con un informe de The Association for Financial Markets in Europe (AFME). Al estar inmersos en un marco de alta competitividad se ha vuelto una necesidad apostar por soluciones más simples y ágiles.

Existen, además, una serie de áreas clave por las que los líderes de las instituciones financieras están migrando a la nube, como son la sincronización de las áreas de negocio, impulsar la innovación empresarial y mejorar la seguridad de los entornos tecnológicos.

Almacenamiento y seguridad: puntos de relevancia

Tras el incremento del cibercrimen durante el 2020 -y la urgente necesidad de apostar por infraestructuras más robustas-, las instituciones financieras están explorando tecnologías que les permitan almacenar y procesar datos sin vulnerabilidades de por medio.

La pandemia del Covid-19 ha sido un acelerador de este cambio. De hecho, los pronósticos señalan que el mercado de soluciones de seguridad en la nube en el sector bancario crecerá más de 33%al año durante el periodo 2021-2026, según la compañía de investigación de mercado Mordor Intelligence.

El estudio señala que la aparición de nuevas amenazas a la ciberseguridad son las que están impulsando a los bancos a implementar soluciones en la nube. Además, con el aumento del phishing, la necesidad de seguridad se ha vuelto aún más importante, ya que los correos electrónicos maliciosos pueden provenir de direcciones bancarias reales.

Bajo este contexto, la computación en la nube proporciona un alto nivel de protección de datos, especialmente de aquellos que son sensibles, incluida la información del cliente. El insight más importantedetrás de su implementación es apostar por tecnología y estrategias que permitan adelantarse a los hechos de vulnerabilidad, antes que lidiar con soluciones posteriores a la falla.

Actualmente, la inversión en la nube bancaria se ha convertido en una carrera de protección de datos, pero también de reputación comercial. Recordemos que, para los ciberdelincuentes, la data es el activo más valioso de un banco, por lo que la seguridad proporcionada para protegerla es fundamental.

Por qué implementarla en 2021

Los movimientos actuales de la industria bancaria, en cuanto a la adopción de la nube, nos permiten formar una idea del enfoque que los líderes de innovación tecnológica esperan conseguir para sus negocios.

Cada vez más, los líderes bancarios reconocen que la nube es más que una tecnología. Se trata de un espacio para que las empresas de servicios financieros almacenen datos y aplicaciones y cuenten con redes de seguridad más reforzadas, sobre todo en una era en la que los clientes están más conscientes respecto a la privacidad.

Por su parte, los proveedores de cloud también están ofreciendo una gran oportunidad para optimizar operaciones, como suspender el funcionamiento de los silos de datos por riesgos, costes, normativa, etc.

En suma, hay múltiples beneficios por los que la nube está ocupando una posición privilegiada en los procesos de transformación digital del core bancario; pese a ello, los procesos de migración no son tan sencillos como lo es leer este texto.

Hará falta ahondar en una estrategia que permita explorar y explotar cada uno de los beneficios y diseñar una hoja de ruta y colaboración para que estas ventajas sean alcanzables.

Andy Tran