Con la tendencia a nivel mundial de avanzar hacia un marco de open finance, exploramos las ventajas tanto para las instituciones financieras como para los consumidores

En América Latina empiezan a gestarse vientos regulatorios a favor de un sistema financiero más interconectado, lo que está empujando cambios acelerados en la industria a fin de seguir vigente en medio de una escena de alta competencia.

Inicialmente, el open banking fue el impulsor de esta tendencia. Esta nueva forma de banca está cambiando las reglas del juego financiero, pues fomenta no solo la competencia, sino también la creación de nuevas alianzas entre diferentes actores del ecosistema, para crear servicios de valor agregado para los clientes finales.

Ahora, el planteamiento de un mercado aún más interconectado -el de open finance-, se está colocando como la etapa evolutiva a esta práctica.

“La diferencia es que [el open finance] incorpora a todos los sectores de la economía,” explica José María Sobrevia, director ejecutivo comercial & digital de Afirme Grupo Financiero. “No solamente los regulados y los bancos, sino que es una apertura total a fintech y otras empresas que pudieran consumir esta información cumpliendo ciertos estándares.”

Si bien el open finance no tiene aún unmarco legal en América Latina, se trata de una gran oportunidad para que las instituciones financieras puedan colocarse en un asiento de primera fila como pioneros en el movimiento, gracias una visión anticipada de productos que puedan otorgar una ventaja competitiva al adoptante.

“El open finance es el paso siguiente en el marco de open banking, abriendo el mercado también a las fintech, y no solo a ellas, sino que se puede empezar a sumar otros actores, como Netflix, o empresas de tecnología que pueden conectarse y tener un mayor conocimiento de los clientes”, detalla Néstor Darvy Archuleta Barrera, director de nuevas tecnologías en Afirme Grupo Financiero.

Open finance: ventajas para las instituciones financieras

Los datos generados a partir de las finanzas abiertasson la unidad mínima de desarrollo para esta escena y, por tanto, la principal para su despegue.

Pese a ello, desde Afirme advierten que, si bien con el open finance la exposición de información es la clave de la operación, la actuación más relevante es el desarrollo de modelos de negocio.

“Recordemos que las APIs no van a ser rentables por la cantidad de consumos que vengan y hagan [terceros y socios], sino que es una oportunidad para que el banco empiece a buscar el ‘para qué’ de la información”, declara Archuleta.

En esta línea, la apertura de las APIs actúa como una puerta de acceso hacia un mercado donde todos los jugadores ofrecen productos y servicios más útiles para sus clientes, generando expresiones de uso orgánico como préstamos o cuentas de ahorro más adaptados a la realidad y necesidad de los usuarios.

Sus clientes actuales verán que su banco está brindando servicios digitales innovadores, apostando por un actuar diferenciado frente a la banca tradicional.

“¿Dónde está la rentabilidad? En los productos que le puedas ofrecer,” dice Sobrevia. “Por ejemplo, consolidaciones. Estoy viendo que tienes una hipoteca en tal banco y de pronto te llega una propuesta de sustitución de hipoteca, tráete la hipoteca a Banca Afirme.”

Open finance: ventajas para los usuarios

Un gran reto para los bancos es ofrecer un servicio personalizado a los clientes. En este sentido, el open finance mejorará la experiencia del usuario.

Con ello, explica Archuleta, el banco empezará a conocer los hábitos de los usuarios: cómo están gastando, dónde más tienen cuentas, qué tipo de créditos tienen, entre otros aspectos. Estas ofertas puntuales pueden ayudar a una estrategia de ventas cruzadas.

“Por ejemplo, que el banco tenga un PFM, un Personal Finance Management que sepa hasta en qué gasta y qué hace [el cliente], permitiría hasta recomendarle restaurantes, viajes, o podría ser cualquier cosa en función de lo que el banco está viendo en ese data lake de transacciones,” sostiene Sobrevia.

“Por eso es open finance, es integrador de diversos sectores más allá de las finanzas.”

También hay otras ventajas para los clientes bancarios. Al reunir datos de bancos y terceros, por ejemplo, es posible obtener una imagen completa de las finanzas personales.

En este sentido, los hallazgos permitirán a los consumidores optimizar su posición financiera utilizando herramientas de administración de finanzas personales, lo cual es altamente valioso para aquellos con menos conocimientos financieros.

Eso va a simplificarle la vida [al cliente] porque no va a tener que andar poniendo sus claves, logueándose en un banco, después poniendo su clave, logueándose en otro banco,” explica Sobrevia. “Como que tiene su superapp, entra y tiene todos los bancos, y esa superapp le hace las propuestas.”

Estas funcionalidades están al alcance de los bancos de hoy, con la tecnología disponible. Para lograr este tipo de servicio digital, es cuestión de adoptar el pensamiento futurístico y empezar a crear modelos nuevos.

“El objetivo del banco va más allá de compartir sus APIs o crearlas para exponer datos a redes externas,” puntualiza Archuleta. “Si apostamos por un cambio de mentalidad y empezamos a construir desde ahora el proceso, los bancos estaremos mejor posicionados.”  

Andy Tran