Fundamentales para el desarrollo de las economías locales por su cercanía con los clientes y los negocios que los rodean, es necesario robustecer su prestación de servicios con herramientas digitales y móviles para atender mejor a los usuarios

Los community banks constituyen el 99% de todas las entidades de los Estados Unidos. En uno de cada tres condados, son la única presencia financiera que hay, especialmente en áreas remotas y rurales. Son más propensos a otorgar créditos a pequeños negocios, pues saben sobre sus necesidades y trayectorias, y porque muchas veces, ellos mismos son empresas de menor tamaño.

Estas instituciones tienen muchas fortalezas a su favor: entre ellas, cuentan con un mayor conocimiento de los clientes por su trayectoria junto a ellos, lo que les permite ofrecer experiencias más personalizadas que sus contrapartes multinacionales.

No obstante, el estar enclavados en pequeños pueblos, en ocasiones, también se traduce en que ofrecen un número limitado de productos y servicios.

Para reforzar su atención a los clientes y agilizar sus operaciones, estas entidades deben tener a su alcance las herramientas de transformación digital para convertirse en una institución con respuestas 24/7.

¿QUÉ SON LOS COMMUNITY BANKS Y QUÉ LOS DIFERENCIAN?

Los community banks son entidades pequeñas del sistema financiero estadounidense, enfocadas en proveer servicios bancarios en localidades puntuales. Tienen gran trayectoria en la entrega de créditos a pequeñas empresas que hacen a la vida en una comunidad, así como a negocios del ramo agrícola.

Uno de los valores más importantes de estos bancos es su proximidad con los usuarios. Incluso muchos directivos son accesibles para tener reuniones presenciales, lo que genera confianza y lealtad con la comunidad.

Sin embargo, la atención en las sucursales ya no es suficiente para satisfacer las necesidades y demandas de sus clientes que, en términos de atención móvil y remota, son similares a las que se esperan de los grandes bancos en zonas urbanas.

Más de 2.500 community banks superan los 100 años, esto demuestra que tienen la capacidad de adaptarse a entornos complejos, acontecimientos históricos y nuevas tecnologías.

Por ejemplo, el banco Blue Ridge de Charlottesville, Virginia, una comunidad de aproximadamente 40.000 habitantes, está enfocado en lograr alianzas con fintechs para abordar rápidamente las  demandas del mercado en ahorro y préstamo. Teniendo esto en cuenta, el año pasado adaptó parte de su red de cajeros automáticos para permitir comprar y redimir bitcoins.

De la misma manera y cada vez más, los bancos comunitarios ven oportunidades en crear apps móviles bancarias y billeteras que impulsan los pagos y la adquirencia electrónica en pequeños comercios.

NUEVOS NEGOCIOS

La digitalización de los community banks también posibilita la exploración de nuevas maneras de ofrecer servicios financieros, de forma ágil y conveniente para el usuario.

En diciembre de 2021, un consorcio de bancos comunitarios lanzó “Chuck”, una red abierta que permite pagos instantáneos con el objetivo de competir con empresas que ofrecen transferencias sin comisiones como Zelle o Venmo. Voceros del programa afirmaron que las transferencias peer to peer (P2P) eran solo el primer paso de la “amplia hoja de ruta” que piensan habilitar, y que también incluye pagos entre empresas.

El mensaje es claro: la tecnología es el combustible que está evolucionando la oferta de los bancos comunitarios y su forma de competir.

En esta exploración de nuevos negocios, el Banking as a Service (BaaS) también se posiciona como una oportunidad a la mano de la banca comunitaria. El BaaS permite ofrecer servicios y productos financieros embebidos en las aplicaciones de otras empresas, como pagos o créditos en las plataformas de comercios minoristas. También ayuda a estirar el alcance de estas instituciones al integrarse a otras industrias y captar nuevos clientes.

Un grupo de bancos comunitarios, por ejemplo, crearon recientemente la Asociación BaaS de los Estados Unidos, para intercambiar experiencias sobre esta nueva modalidad que seguirá ganando espacios.

Los community banks continuarán en el centro de las actividades de sus clientes, moviendo sus poblaciones y motivando el emprendimiento. La tecnología solo puede escalar su crecimiento a nuevos niveles.

Andy Tran