onboardingDigital

 

El onboarding digital es una tendencia que ha llegado para quedarse. Además de su contribución en términos de reducción de costos y suba de la tasa de conversión, se ha posicionado como una herramienta efectiva para potenciar la masificación financiera en mercados como el mexicano

En los últimos años, en parte gracias a la digitalización, el acceso a servicios financieros ha avanzado en México. Cerca de la mitad la población adulta (49,1% del total de adultos de 18 a 70 años) cuenta con al menos una cuenta bancaria, según la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera 2021.

Hablar de inclusión financiera implica justamente encontrar medios para que las personas puedan mejorar la administración de sus recursos a través de productos y servicios bancarios, como el ahorro o el crédito, vitales para elevar la calidad de su economía personal.

Si bien  el dato mencionado es alentador en el marco de un país con una extensa economía informal,  también revela que aún hay espacios para seguir desarrollando productos útiles y fáciles de usar  a las poblaciones desatendidas.

En este contexto, el onboarding digital se posiciona como una solución indispensable que permite a los bancos y fintechs acercarse a los usuarios y, de forma rápida y eficiente, elevar sus tasas de nuevas contrataciones haciendo de la tecnología el instrumento que facilita abrir cuentas o contratar créditos de manera remota. Esta modalidad simplifica los procedimientos y permite utilizar el smartphone, el equipo tecnológico de mayor penetración en todos los sectores sociales mexicanos, como una puerta de entrada a los servicios.

Ante este escenario es pertinente que las instituciones cuenten con procesos confiables y seguros que potencien la adquisición de clientes, con candados digitales como las pruebas de vida, la geolocalización, las firmas digitales y la obtención del consentimiento del cliente, cumplimentando de esta forma con los criterios que dispone la ley mexicana.

LA PROPUESTA PARA UN ONBOARDING EFECTIVO QUE GARANTIZA LA INCLUSIÓN

En Veritran, el líder tecnológico para el desarrollo de soluciones de negocio digitales, las organizaciones mexicanas pueden encontrar un aliado para desplegar un onboarding digital sencillo para los usuarios, eficiente de cara a las entidades y sus métricas de ventas y seguro para cumplir con las exigencias de los reguladores.

Este último punto resulta especialmente relevante, pues la legislación mexicana exige que las empresas fortalezcan sus capacidades antifraude con el fin de mitigar la suplantación y el robo de identidad; y el onboarding digital se erige como la solución para cumplir con estos requerimientos.

En este sentido, la solución de Onboarding y Digital Client Indentification de Veritran se basa en primera instancia en una fase de Identity-proofing (prueba de identidad), que consiste en validar si la persona es quien dice ser. Esta corroboración tiene por fin reducir riesgos de suplantación.

Con el uso de última tecnología, se valida la originalidad de los documentos de identidad y los datos biométricos (rostro, huella dactilar, iris) del solicitante. Esta herramienta está dirigida a bancos o fintechs con el fin de agilizar su captación de nuevos clientes, fortalecer su prevención de fraude y cumplir con la regulación KYC (know your customer)del país.

Así, la compañía tecnológica se encarga de crear un journey accesible, personalizable y sin fricciones que acompaña al usuario para que registre sus datos en los canales digitales. Además, esta información personal -con previo consentimiento- puede ser reutilizada dentro de un ecosistema seguro para que se evite solicitar nuevamente las credenciales a la hora de optar por un segundo producto. Por ejemplo, si la misma persona quiere abrir una cuenta de ahorros y luego solicitar una tarjeta de crédito, con un solo onboarding basta.

De igual forma Veritran ha desarrollado el Back Office del Onboarding, que se trata de un canal web que resguarda la información actualizada o modificada de la actividad de enrolamiento, login y recuperación de cuenta de los usuarios, proporcionando el control del acceso al canal. De esta forma el proceso de recuperar contraseñas resulta sencillo, como consecuencia también del uso de la biometría facial y el registro biométrico.

Asimismo, la firma se encarga también de crear canales digitales desde cero, si así se requiere, o  integrarse de forma sencilla y rápida en aplicaciones ya existentes gracias a Xpress Plug, un Software Development Kit (SDK) que agrega nuevas funcionalidades, escala sin comprometer la seguridad del canal y potencia la innovación digital, reduciendo significativamente el time to market .

Retomando el objetivo principal de esta modalidad de onboarding el verdadero reto consiste en equilibrar facilidad, rapidez y seguridad.

Los consumidores buscar obtener experiencias satisfactorias en todos los canales con los que interactúan, especialmente en esta era en la cual ya no se requiere de la presencialidad para gestionar trámites ante una institución financiera.  Incorporar soluciones de onboarding digital es entonces no solo un imperativo para ir en consonancia con la evolución de los mercados si no también parte del core de toda institución financiera que busque contribuir a la inclusión financiera.

Andy Tran