Las wallets seguirán evolucionando al incorporar nuevas funcionalidades para facilitar desde las inversiones hasta los créditos

Tras un periodo de alta adopción, las billeteras electrónicas darán un paso más en la atención de los consumidores, incorporando desde cobros invisibles hasta soluciones de manejo de inversiones.

Luego de nacer como canales relativamente sencillos donde se ofrece tal vez una tarjeta de débito o una cuenta de ahorro, las wallets seguirán diversificándose en su camino a convertirse en medios robustos y súper apps.

A fin de impulsar este crecimiento, listamos las tendencias clave que no pueden faltar en 2022: qué capacidades deben sumar y cuáles son las necesidades que los clientes ya exigen.

  • Pagos invisibles y sin contacto

Los pagos digitales se encuentran en auge, con altas cifras de uso a nivel mundial. Se pronostica que en 2024 el efectivo representará solo el 13% de los pagos globales, de acuerdo con un estudio de tendencias de pagos de la firma Capgemini.

Esto proyecta una oportunidad para la industria, que deberá seguir minimizando las barreras de compra. 

Los pagos invisibles, no solo facilitan las operaciones del usuario, sino que resultan en menos carritos de compra abandonados y mayor eficiencia en tiendas físicas.

Recordemos que una transacción en línea usual involucra pasos como tener que introducir nombre, datos de la tarjeta, dirección y un largo etc. Presencialmente el usuario también requiere recordar su código PIN, y en algunos casos, incluso tener una identificación física.

Al eliminar pasos en el proceso de compra se aseguran transacciones más exitosas, como al habilitar que la billetera móvil pueda ser leída por una terminal de punto de venta con un código QR, y listo. 

Soluciones como Apple Pay o Google Pay, por ejemplo, almacenan la información de identificación del usuario, además de una versión tokenizada de su tarjeta, lo que permite pagar con dispositivos móviles sin ingresar ningún dato, haciendo que los pagos se realicen sin problemas y mejoren las conversiones de los comerciantes.

  • Crédito con aprobación rápida

Las billeteras virtuales también están abriendo la puerta hacia los préstamos personales para completar compras en comercios electrónicos y tiendas físicas.

Pero ¿cómo otorgar créditos rápidos y convenientes a través de wallets? Con el seguimiento de las acciones de los usuarios, dentro y fuera de la billetera. 

El consumidor puede permitir al banco trackear sus movimientos en otras plataformas para recopilar data que permita construir su perfil de consumo. También otorgar una tarjeta de crédito con un límite de gastos conservador e irlo elevando a medida que el cliente la usa más y la paga al día. 

El Buy Now, Pay Later (BNPL), que tiene la particularidad de fraccionar compras otorgando mayor flexibilidad al usuario, es otro modelo de crédito que tendrá impacto en el 2022. Una solución BNPL para ser utilizada a través de la billetera podría tener un gran potencial.

Nada es más conveniente para un comprador que poder pagar como y cuando quiera, y tener una opción de financiamiento inteligente significa la diferencia entre una transacción efectiva, o no. 

  • Instrumentos de inversión financiera 

Las billeteras permiten dar acceso a todo tipo de productos financieros para ayudar a los consumidores a desbloquear sus objetivos de vida.

En este sentido, se espera que en 2022 los bancos sumen nuevas herramientas de manejo de patrimonio en sus wallets, permitiendo a los usuarios hacer inversiones de renta fija o variable muy fácilmente. 

Es recomendable que estas soluciones vengan acompañadas de asesores virtuales que orienten sobre las complejidades del mercado bursátil de forma didáctica. También es necesario prestar especial atención a los perfiles de los clientes para ofrecerles una combinación de instrumentos que proporcionen buenos rendimientos, pero con un riesgo controlado, especialmente para los principiantes.

Adicional a ello, la billetera electrónica también debe permitir monitorear los retornos de la inversión, pues esto proporcionará mayor transparencia y credibilidad.

  • Tarjetas de crédito y débito, pero virtuales

Otra tendencia para este año es acompañar la emisión de la billetera con tarjetas virtuales. 

A diferencia del plástico, la tarjeta virtual es un conjunto de dieciséis dígitos y un código CVV que se genera aleatoriamente mediante software. Pueden ser de crédito o débito.

Lo interesante de alojar una tarjeta virtual en una billetera electrónica es que se puede utilizar para realizar compras de forma remota y es muy segura para prevenir fraudes, gracias a que ese número aleatorio puede ser borrado una vez utilizado y generar uno nuevo.

Por otro lado, las instituciones pueden sumar controles para sus tarjetas, como limitar el monto, el lugar de uso o incluso, activar o desactivar el plástico. 

En resumen, en 2022, la competencia en servicios financieros se seguirá calentando, enfocada en el desarrollo de canales digitales convenientes, con una excelente experiencia de usuario. Pero eso no necesariamente será suficiente: las wallets con mayor popularidad serán las más completas y las que ofrezcan las mejores funcionalidades a sus clientes.

Andy Tran