Son el sustento de la economía global pero todavía tienen una deuda digital pendiente que pueden superar con el apoyo de los bancos

Las pequeñas y medianas empresas (PyME) enfrentan muchos retos: entre ellos, la digitalización para mejorar sus procesos y ofrecer soluciones acordes a las nuevas exigencias de sus clientes. Por ese motivo, la banca se perfila como el aliado proveedor de tecnología capaz de apoyar a las pymes en esta transición.

Este tipo de empresas componen alrededor del 99% y dan empleo a cerca del 67% de los trabajadores de la región, según datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal). Por eso, abordar su digitalización financiera resulta un reto de gran impacto para todos los niveles socioeconómicos.

Ante este panorama, se vuelve clave que los bancos aprovechen su solidez, tecnología y experiencia para impulsar el cambio al adaptar su oferta a las particularidades de estos negocios, proveer soluciones modernas y desarrollar productos que aborden los desafíos que los emprendimientos enfrentan a diario.

Pagos digitales para pymes

El realizar o recibir pagos puede resultar en nuevos clientes, una mejora del capital de trabajo, impulso de la eficiencia y una optimización de los procesos.

Los pagos digitales son rápidos y seguros, ya que las transferencias pueden ser corroboradas casi de inmediato y pueden llevar un registro fiel de sus movimientos. Aceptar pagos alternativos desde cualquier ubicación a través de un teléfono móvil, dispositivo o tarjeta, también mejora la experiencia del cliente.

Los pagos digitales pueden impactar en dos niveles de seguridad: para evitar el contacto con el dinero y para no acumular efectivo en los pequeños comercios, más propensos a pérdidas o robos. Ante el surgimiento del COVID-19, el pago con papel moneda descendió considerablemente y se espera que esta tendencia continúe creciendo.

En este sentido, la banca puede ofrecer soluciones con comisiones bajas y de fácil uso, como son los pagos vía códigos QR o pagos móviles que se constituyeron como una buena opción durante los últimos dos años por su simplicidad y porque pueden instalarse sin problemas en los negocios.

Países como Brasil con Pix, México con CoDi y Argentina con Transferencias 3.0 están promoviendo la interoperabilidad de las billeteras electrónicas, un primer paso para masificar el uso de dinero virtual en Latinoamérica.

Las instituciones financieras deben integrar estas plataformas a sus aplicaciones y billeteras, ofreciéndole la mayor variedad de opciones de pago posibles a sus clientes empresariales.

Servicios bancarios dirigidos a emprendedores

Las pymes tienen su propio ritmo de ingresos, egresos e inversión. Así es que, ajustar la oferta financiera a la naturaleza de estas empresas resulta beneficioso para la banca, ya que contar con mayor conocimiento de este mercado abre una nueva oportunidad de negocio.

Pensemos en tipos de préstamos para cada etapa de crecimiento de las empresas y que sean dados de alta directamente a la cuenta. Para alcanzar este nivel de personalización se debe considerar datos complementarios y procesarlos.

El análisis del big data es fundamental para que la banca se convierta en aliado de las pymes. Además, exige instituciones flexibless y dinámica que sean capaces de modificar sus estructuras para responder las demandas particulares de este mercado.

El banco también puede dirigir sus recursos a crear productos o establecer asociaciones con otras empresas para ayudar a las pymes en su día a día: convertirse en una multiplataforma donde los negocios pueden supervisar desde su contabilidad hasta su pago de nómina, por ejemplo.

En esta línea, el grupo Credicorp de Perú creó la aplicación Grou, donde los negocios pueden gestionar sus finanzas, identificar sus productos más vendidos, establecer metas de venta y descargar estos registros. Todo esto mientras genera data relevante para que el grupo, a través de su banco BCP, pueda ofrecer líneas de crédito flexibles para cada caso.

También en Brasil, y explorando alternativas en el marco del avance del open banking, el banco BS2 se asoció con la plataforma de contabilidad en línea, Contabilizei, para permitirle a los clientes abrir cuentas digitales. La alianza también facilita el pago de facturas y hacer transferencias, sin salir del sitio de Contabilizei.

Que el banco habilite préstamos a una empresa resulta natural pero que añada valor, organice y simplifique los procesos de las pymes es una alternativa potente.

Pymes, una nueva oportunidad

Estas soluciones pueden almacenar volúmenes de ingresos y egresos de cada negocio. Y la apertura de esta información -de manera consentida- ayuda a la personalización de los productos mientras que organiza visual e intuitivamente el balance de la entidad.

Del mismo modo, el registro de cuentas podría permitir la automatización del pago de trabajadores y así agilizar un proceso engorroso para los negocios.

De esta forma, la digitalización de las finanzas genera información valiosa que puede ser aprovechada por la banca para expandir sus oportunidades de negocio mientras alivia dolores de los principales empleadores de la región.

Andy Tran